Aprender una lengua extranjera.

Sin duda alguna aprender una lengua extranjera puede llegar a ser un gran desafío, sobre todo, si decidimos hacerlo cuando ya creemos que no estamos para ponernos a estudiar y estresarnos con nuevos aprendizaje.

Encontrar una motivación que podamos mantener, es quizás, el punto más importante para no frustrarnos y avanzar hacia nuestro objetivo.

No hay recetas mágicas ni gurúes que tengan la solución para que podamos desarrollar alguna o todas las competencias deseadas en la lengua elegida.

A lo largo de tantos años de trabajo sigo sosteniendo que no es primordial tener una aptitud para el aprendizaje de una lengua extranjera, sino una actitud que sea la base de la construcción del nuevo aprendizaje.

Podremos hacerlo:

  • Fijando objetivos claros.
  • Respetando el propio tiempo para asimilar lo visto.
  • Practicando sin pensar en los errores que podemos cometer.
  • Diversificando la manera de aprender.
  • Desarrollando en mayor o menos medida todas las competencias de acuerdo a nuestras necesidades.

Y sobretodo creyendo en que podemos lograrlo!

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.